lunes, 22 de abril de 2013

PORTAL 2 : ¿EXISTEN LOS JUEGOS PERFECTOS?

Por selinkoso

 
 


He de empezar diciendo que hace ya varias semanas termine Portal 2. La experiencia más que gratificante me ha dejado pensando. Sobre todo por el hecho de casi alcanzar la perfección jugable. Repito Casi. 

Lamentablemente he estado pensando que si hubiera jugado el título hace unos 4 o 5 años, me hubiera volado la cabeza por los aires y mis sesos habrían salido salpicados hacia la pantalla de mi televisor. Pero hoy no ha pasado, he visto, muchas cosas y aún más importante jugado otras más.

Eso no significa que mi felicidad no sea alta, o que mis expectativas no se hayan llenado del todo. Por el contrario.  Lo que pasa es que los caminos que se han caminado y jugado han hecho algo de mella. Nos pasa a todos, ya no somos unos niños sorprendiéndose con un acto de magia, un efecto especial de una película  o una lograda animación del anime japonés. Queramos lo o no, hemos crecido. No tengo problema con ello, pero a veces se atañe a la memoria el: " Recordar es vivir".

La obra de Valve, es particularmente deliciosa de jugar. Digamos que todo su diseño me parece, sublime. Tanto en creación como a la hora de ejecutarlo. Quien haya imaginado a Aperture Laboratories, es un genio por el simple hecho de haber diseñado  la más grande obra de ingeniería y construcción que los seres humanos hayan contemplado (¿cuánto tardaría la humanidad para cavar un agujero del tamaño de esas instalaciones?). La estética, las maquinas, la paleta de colores, el diseño de Glados y las torretas. Con los diálogos hago un punto seguido para rendirme a los pies de los escritores y alabar el altísimo nivel filosófico, lirico, ético, y hasta político de los diálogos de los protagonistas, narradores o como quieran llamarlos.
 
 
 

“En la siguiente prueba aprovechará el movimiento cinético entre portales. Si las leyes de la física han dejado de aplicarse, le recomendamos que rece”

En este apartado, los desarrolladores han hecho una obra basta en profundidad. Otorgándole un significativo adelanto con respecto a otros estudios, en cuanto a  contenido.En el aspecto jugable.  Los puzzles aunque no te rompan la cabeza por semanas llegaran a ser tan brutalmente pensados que una persona, en sus cabales, que no haya jugado nunca un videojuego, podrá solucionarlo con un muy alto nivel de recompensa. Recompensa que lo hará continuar y continuar hasta que el vicio y hasta que un poco de cansancio de sus parietales lo deje tirado en un cama. Eso si,  pensando un poco antes de dormir como solucionar aquel intrincado salón que dejo al apagar la consola. 

Personalidad y carisma brotan por todos los poros del juego. Es una de esas ya muchas experiencias que solo le pertenecen a los videojuegos y a ningún medio más. Por ejemplo, no veo otra forma en donde la música compuesta por el equipo de Valve funcione sola. El ambiente y los acontecimientos son muy estimulantes, al compas de ritmos eléctricos  robóticos y sonidos más allá de bizarros. Geniales. Atentos a la canción final y la música de la confrontación con el jefe.
 
 

Defectos,  tiene. Las primeras horas  son magistrales, pero el ritmo de juego empieza a cojear, cuando la mecánica: sal del ascensor, soluciona el puzle, entra al ascensor, tras varias repeticiones y uno que otro cambio poco efectivo, se vuelve algo cansino, restándole al nivel de diseño y al concepto general.  Por otro lado la historia no termina de desenrollarse de la mejor forma, y la musica desaparece en los largos tramos finales con el juego de fluidos. Como podrán ver han sido defectos  que dependen de mi muy humilde opinión, de mi subjetividad. Y con este juego es como verle un lunar mal puesto a una supermodelo.

Recalco que me parece extraño un crítico de videojuegos que no se deje llevar, eso si no tan al extremo, de sus gustos personales. La objetividad es buena pero cae en lugares comunes y aburridos. Ser subjetivo es tener un poco de sinceridad con el lector, franqueza y es lo que quiero entender de saber hacer critica

Sin embargo soy de los que cree que si hay títulos de videojuegos perfectos. Pero para que esto pase deben estar el jugador y el juego en el momento indicado. Es decir la perfección también es subjetiva, y dependerá siempre de la persona  y el momento en el que ha jugado el juego

Portal 2 es uno de esos títulos con los que muchas personas se han topado en el momento correcto.  Sin embargo se me hace difícil ponerle el adjetivo de: perfecto, o uno muy usado últimamente, el de  Obra maestra. Es decir no soy uno de esos muchos.
 
 

Acepto con total arrepentimiento, que no ponérselo,  aun estando tan cerca es un sacrilegio. Este título se ha  convertido con todos los méritos, en uno de esos juegos santos griales de la industria que necesita esta clase de aventuras para ser con cada título, aún más sólida y respetable. Y cada diez que le hayan puesto. Y cada recomendación entre personas y cada hora de juego hecha se las merece a pulso. Portal 2 es un juegazo a todas luces. 

Pero en mi locura, no es una de esas obras maestras. Entre las mías habrán juegos que no les alcanza ni el 7 en revistas especializadas. Para ellas habrá otro tiempo. 

En resumidas cuentas: No eres tú, soy yo , Portal 2. Subjetividad y perfección siempre irán de la mano. 

No hay comentarios: