martes, 6 de mayo de 2014

CREO EN LA FUERZA.


por @Selinkoso



Durante  estos últimos años se me ha hecho imposible explicar con palabras que no resulten algo vagas  mis  pensamientos, espirituales y religiosos. Si, con la densidad del tema en algunos puntos las conversaciones con alguien que siempre te lo ha preguntado se vuelven algo extrañas y el tema siempre resulta alcanzando tonos bastante oscuros, aburridos y hasta en algunos momentos sensibles. Sin tener alguna intención, puedo llegar a ser cruel, tosco y bastante racional, en mis planteamientos del tema.  

Qué sí creo en Dios; ¿pero qué rituales hago?; que si tengo Fe  ¿en que la sostengo?, que si puedo negar existencias con certeza o mantener la verdad de los demás.

En ningún momento trato de comprobar o ratificar mis ideales religiosos o espirituales ante otro persona, o convencer de algo a cualquier individuo que lea mis palabras o escuche mis conversaciones. Primero porque no tendría la autoridad para hacerlo y segundo porque es un acción llena de  orgullo, vanidad y complejo de superioridad. Jamás daría un concejo si no ha sido pedido, jamás dictaría cátedra de un tema  en el que tengo dudas, en esto, cada palabra que expreso es una opinión expulsada por la fuerte necesidad.

Ciertamente es muy fácil encasillar a un individuo en un grupo, y más por sus convicciones religiosas.Parece que nadie sobre la faz de la tierra puede quedarse expectante ante sus  dudas religiosas, todos debemos estar metidos en cajones con rótulos específicos. Claro existen infinitas religiones y corrientes espirituales, pero una que caiga sobre mi cabeza me produce aún más dudas.

La filosofía ha sido parte e mi vida cuando  mi afición por la lectura crítica  me rellenaba la cabeza y me fijaba los pies en la tierra, en este duro concreto. Pues bien, no soy religioso, no sigo ningún culto, ni ideología especifica. Y por otro lado no soy una persona que se considere ateo. La existencia de una entidad superior, sin forma o anatomía humana, es una hecho para mi fundamental, que durante años me  hizo cuestionar todo el universo que me rodea, el que veo en el cielo nocturno y el que se representa por imágenes de pulsares, constelaciones y  enanas blancas tan alejadas de nosotros que conviven en un tiempo diferente . ¿Entonces de donde provienen las palabras reconfortantes de mis dudas?


Lawrence Kasdan, escribía con una facilidad pasmosa, las palabras de una marioneta cuya forma de pensar alimenta el espíritu y convierte el alma en nobleza. Un ficcional anciano de 865 años enseña en una escena de 5  minutos las únicas frases que aligeran la carga de las dudas.

Aunque suene místico, la entidad de la fuerza como es representada en la película es un comodín para expresar certezas. Efectivamente, creo en la fuerza. Reconociendo que su historia es forjada en la ficción, ha plasmado una entidad que puede ser entendida, sentida y comprendida en los más ínfimos pero satisfactorios niveles. Así de importante es Star Wars para algunos, así es por lo menos en mi caso. Refleja en paneos de cámara un sentir universal, una aventura fantástica, una invitación al mundo que nos rodea, una emoción por lo ético, por lo místico,  la ilusión, los sentimientos y las aspiraciones, por la magia que puede romper este mundo de concreto, esta cruel masa, así siempre será de importante Star Wars.

Feliz día de StarWars, 4 de Mayo.

No hay comentarios: